Guardiola: «El gol de Llorente fue con la mano»

El entrenador del Manchester City cree que el tanto que dio el pase a Totteham debió ser anulado, mientras el delantero español admite que «estaba cagado» mientras el VAR revisaba la jugada

Video thumbnail

Nunca había vivido tal sofoco: cualquiera podía verlo. Pep Guardiola celebró el quinto gol del Manchester City con un abrigo de lana gorda y, pocos minutos después, cuando se consumó el desastre, la anulación de ese tanto por parte del VAR y la eliminación de su equipo en cuartos de la Champions, se lo tuvo que quitar. Al vestuario ya se marchó con el chaquetón en la mano. Antes había entrado el campo para levantar a sus jugadores, pero era evidente que a él también le faltaba el ánimo: se lo había dejado en los festejos por la banda cancelados por el videoarbitraje. Recordó Guardiola en sus saltos al Guardiola del Barcelona, aquel que enloqueció con el gol de Andrés Iniesta en Stamford Bridge, pero pronto se desvaneció ese recuerdo. En Champions, el técnico español es otro desde que abandonó el Camp Nou: si en cuatro temporadas en el banquillo azulgrana ganó dos títulos, desde que se marchó lleva seis años sin disputar una final.

«Nosotros marcamos y el VAR hizo el resto. Nuestro gol fue en fuera de juego y, aunque sea cruel es, es así. Pero el gol de Llorente [el tercero del Tottenham] fue con la mano. Quizá el árbitro no vio la imagen adecuada, cuando lo vea desde otro ángulo verá que fue con la mano», comentó Guardiola en su primera intervención, justo al acabar el encuentro, antes de hacer un pequeño análisis de lo ocurrido: «La primera parte del partido no fue normal. En la segunda creamos muchas oportunidades. Ellos son un equipo muy fuerte y por desgracia nosotros no estaremos en semifinales. Todavía nos quedan muchos partidos de Premier y la final de la FA Cup. Ahora es duro pensarlo, pero todavía podemos pelear por la Premier».

LLORENTE: «YO ESTABA CAGADO»

Sus rivales, de hecho, le dieron la razón en la queja sobre el VAR. El propio protagonista de una de las acciones, Fernando Llorente, comentó en la Cope: «Yo estaba cagado, pensaba que me lo anulaba, sabía que le había dado con la mano aunque la tenía pegada al cuerpo. Y en el tanto de Sterling… yo miraba a mis compañeros, que ya estaban tirados en el suelo, y de repente vemos que es fuera de juego. Ha sido de película». «Creo que el destino me la tenía guardada porque perdí la final de 2015 ante el Barcelona y me merecía una segunda oportunidad», apuntaba el delantero español, eufórico, todo lo contrario que su compatriota técnico.

Para Guardiola, ahora otra vez queda en duda su proyecto en Manchester. En la previa de los cuartos, afirmaba que no le contrataron para ganar la Champions, pero quedarse fuera de semifinales en sus tres primeros años en el club seguro que no era lo esperado por el jeque Mansour bin Zayed Al Nahyancuando lo contrató. En su primera temporada lo eliminó el Mónaco en octavos de final, el año pasado lo apeó el Liverpool en cuartos y esta vez su verdugo volvió a ser un equipo inglés. Todo pese a la mayor inversión del fútbol mundial. Desde que Guardiola llegó al banquillo citizen, la entidad ha invertido unos 600 millones en fichajes, la mayoría concentrados en las dos primeras temporadas. Jugadores como Stones, Leroy Sané, Laporte, Mendy, Walker, Bernando Silva y, este año, Mahrez obligaron a desembolsos de 50 millones o más y los resultados no han llegado.

Es lo contrario de lo que le ocurrió al Tottenham. Por la construcción de su nuevo estadio, que le costó unos 800 millones, el club decidió no fichar absolutamente a nadie -y sólo vendió a Mousa Dembélé a un club chino- y la decisión no pudo ser más acertada. Por segunda vez en su historia el equipo londinense alcanza las semifinales de la Champions: la primera fue en la temporada 1961-1962 cuando el Benfica de Eusébio lo eliminó antes de vencer al Real Madrid en la final de Ámsterdam. El año anterior, el Tottenham había celebrado su segunda y por el momento última Premier.

El eterno retorno del Ajax

El conjunto holandrés vuelve a la élite con una gran camada. Ya ganó así tres Champions con Cruyff y otra en 1995

Todo empezó con Cruyff, por supuesto. Hasta que Johan debutó en el primer equipo con 17 años en 1964, el Ajax era un equipo más. Uno cuyo máximo logro continental eran unos cuartos de final de Copa de Europa. Desde entonces es, seguramente, el equipo más importante del fútbol moderno. No el mejor, ojo, pero sí el germen de casi todo lo que sucedió después. Los Beatles o los Stones son más grandes, pero el rock no existiría sin Chuck Berry. Y aunque el fútbol moderno que, irónicamente, él mismo puso en marcha ha acabado por atropellarle, incapaz de explotar su talento durante un tiempo prolongado en un mercado donde los poderosos cada vez compran más y antes, lo cierto es que el Ajax siempre vuelve. Cada veintitantos años, pero vuelve. Lo estamos viendo en la fabulosa aventura del equipo holandés en esta Champions: Madrid y Juve ya son inesperadas (y merecidas) muescas en el cabecero de la cama. La final está a un paso.

Regresemos a Cruyff. Pronto se le unió Rinus Michels desde el banquillo y, poco a poco, fueron sumándose HaanKrolNeeskens… Cuando el 14 dejó Amsterdam para comenzar el largo proceso de transformación que convirtió al Barça en el Ajax hipervitaminado que ahora conocemos, los ajaciedhabían perdido una final de Copa de Europa (1969)… antes de ganar tres seguidas (71, 72 y 73), una racha que sólo han alcanzado otros dos clubes: Bayern y Madrid. En el dato clave de esta historia, Cruyff aguantó nueve temporadas de máximo nivel en el Ajax. Tras él, fueron emigrando el resto de estrellas, pero su trabajo ya estaba hecho.

A partir de ahí, todo se complicó. El talento nunca ha dejado de brotar en una Academia donde se lleva enseñando lo mismo a los niños desde mediados de los años 60: 4-3-3 ofensivo, de toque y veloz. Riesgo, presión y personalidad. Fútbol total, ya saben. Pero las jóvenes estrellas cada vez duran menos. Marco van Basten y Frank Rijkaard aguantaron lo justo para devolver al Ajax al palmarés europeo con la Recopa de 1987, semanas antes de marcharse a conquistar el continente con el Milan de Sacchi (con escala en Zaragoza, en el caso del segundo). Les tomó el relevo Dennis Bergkamp, que también lideró un título europeo (la UEFA del 87) antes de irse al Inter de Milán.

Ante la sangría, el Ajax comenzó a hacer lo que sufría, importando jóvenes talentos de África y Suramérica para complementar a sus holandeses. La tormenta perfecta acabó por estallar a mediados de los 90, con un equipo que recuerda poderosamente al actual: una colección tremenda de jóvenes estrellas (KluivertSeedorfDavidsOvermarsVan der SarLitmanenFinidiKanu, los De Boer…) apuntalada por un par de veteranos ya de vuelta (Rijkaard y Danny Blind). Como ahora, la ventana de la que disponían para ganar era pequeña, pero la aprovecharon a lo grande durante los tres años que aguantó la base. Unas semifinales, un subcampeonato y el cuarto título: 1-0 al Milan con gol de Kluivert en 1995, 22 años después del anterior.

Tras aquello, nuevo éxodo, principalmente hacia ese hermano pequeño que tomó más yogures llamado Barça, y otras dos décadas largas de ser vivero ajeno (IbrahimovicSneijderLuis SuárezEriksen…). Hasta hoy. Pero esta vez el margen es más estrecho que nunca. De Jong ya es culé y por De Ligtpelea media Europa (la otra media no, porque no tiene dinero suficiente). OmanaNeres o Van der Beek tampoco durarán mucho. Para este Ajax es ahora o nunca. O hasta dentro de 20 años, claro.

Compra aquí tus camisetas del Ajax,camiseta Ajax replica o camiseta Ajax niño,camiseta Ajax mujer y camiseta Ajax manga larga,etc. Garantizar el mejor precio y la mejor calidad. CHINAPOST envio gratis si pedido mas €99.

La Federación holandesa pospone una jornada la Liga para ayudar al Ajax

La Federación Holandesa de Fútbol (KNVB) anunció hoy que pospone todos los partidos de la penúltima jornada de la Eredivisie para evitar que el Ajax juegue el domingo 28 de abril, dos días antes de la semifinal de la Liga de Campeones contra el Tottenham, programada para el 30 de abril.

El cambio supone que el Ajax tendrá siete días de descanso antes del encuentro de la competición europea, cuatro más que el Tottenham, que debe jugar el sábado 27 de abril en la Premier League contra el West Ham.

Los nueve partidos de la jornada 33 de la Eredivisie holandesa, planificados en un principio para el domingo 28 de abril, se disputarán en su lugar el miércoles 15 de mayo.

La KNVB reconoció en un comunicado que no todos los clubes están contentos con la decisión, que aún puede ser recurrida, pero añadió que «es imposible satisfacer a todos» y que «todo el fútbol holandés se beneficia» de la presencia del Ajax en las semifinales de la máxima competición europea.

El máximo órgano del fútbol neerlandés argumentó que, de no hacerse el cambio, los jugadores del equipo de Ámsterdam habrían tenido sólo dos días de descanso entre el partido de Eredivisie contra el De Graafschap y el de ida de Liga de Campeones contra el Tottenham.

La federación descartó atrasar sólo el Ajax – De Graafschap porque no cumpliría la norma de que todos los encuentros relevantes de las últimas dos jornadas deben disputarse el mismo día y a la misma hora. El Ajax está empatado a puntos con el PSV Eindhoven en la lucha por la Eredivisie, mientras que De Graafschap se está jugando el descenso.

No es la primera vez que la federación holandesa modifica el calendario para favorecer al Ajax en Europa. En la previa de la vuelta contra el Real Madrid, en el Bernabéu, aplazó el encuentro que debía jugar el fin de semana anterior en la Eredivisie para darle cuatro días extra de descanso. El Ajax ganó luego por 1-2 a los blancos y pasó a los cuartos de final.

Por otro lado, la KNVB informó de que no se podrá modificar la fecha de la final de la Copa de Holanda entre el Ajax y el Willem II prevista para el 5 de mayo, tres días antes del partido de vuelta de semifinales contra el Tottenham, programado para el 8 de mayo.

Esto se debe a un acuerdo ya firmado con el municipio de Róterdam, ciudad donde se juega la final, y a que la federación considera que los tres días que hay entre esa final y el partido de Liga de Campeones son suficientes para los jugadores del Ajax.